El adiós al mayor de los nuestros

Con una numerosa formación nuestra Institución rindió los últimos honores a quien fuera su segunda antigüedad con premio de constancia de 75 años de servicio. A los sones de la banda instrumental del CBS nuestra Compañía, doliente pero marcial, encajona en la columnata del Cementerio General, lugar  dispuesto para despedir a nuestro otrora Cuarto Comandante.

La tradición Tercerina ordena, que pasado un mes, nuevamente nos reuniremos para rendir el homenaje póstumo en sesión citada para el efecto, donde aquella placa roja que ocupara el primer lugar de nuestra lista, es tomada para engrosar el Glorioso listado de Tercerinos que nos esperan en el Cuartel Celestial.

Sobre el autor